Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Frustración, qué gran maestra.

Un día toqué fondo, el nivel de frustración que sentí aquella mañana sobrepasaba mi capacidad de tolerancia, sentí que iba a explotar y necesitaba sacar toda esa energía que incendiaba mi interior, dolía mucho, hasta la desesperación, lloré porque también sentía dolor, tristeza, furia; no sabía cómo sacar de mi interior toda esa energía que me hacía sentir que no iba a poder más, era mi límite, quería reventar y explotar, romper cosas. Ahí terminaba yo misma y comenzaba algo más pero no sabía qué era en realidad y eso también me asustaba, y después de no sé cuanto tiempo, quizá dos horas, perdí el sentido del tiempo, simplemente me rendí, sí, me di por vencida cansada, no, agotada, y cuando sentí que ya no podía más surgió algo en mi: un nuevo estado, una nueva energía reparadora y esperanzadora, creo que al darme por vencida aprendí una lección que me permitió llegar a otro lugar dentro de mi misma y ese lugar era más amplio y  sereno, un lugar donde no importaba lograr lo que …

Entradas más recientes

¿Cómo quitarle valor al valor?

Qué hacemos con las emociones de los otros? Y con las mías?

Feliz año 2019 Cree en ti

Pelear conmigo misma

Miradas humanas, un lenguaje sutil e impactante

Terapia psicológica a través de Sk

Comida chatarra y su éxito, ¿Por qué nos gusta tanto?

Los cambios rápidos son superficiales

Acepta lo bueno de la vida