22 marzo 2017

Mi propia experiencia en Psicoterapia

Mi nombre es Carla Castañeda, tengo 19 años y llevo 1 año en terapia psicológica. 

Elena me ha guiado en cada paso de la terapia, es una persona muy accesible, amable, comprensiva, puedes expresarte libremente sin temor a ser juzgado y sobre todo es una persona muy profesional. 

Admiro mucho su trabajo, pues me ha ayudado a ser una mejor versión de mi y a tener un gran autoconocimiento. 

 Para mí el terapeuta es como el médico del alma. Creo que nunca podremos saber lo maravilloso que es el trabajo que se puede lograr al menos que se intente. 



Psic. y Psicoterapeuta Gestalt Elena Bouchot Gamas
Consultorio Norte: 52-33-78-72
Celular: 044 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web: 
www.gestaltconsulta.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Facebook: Consulta Gestalt.facebook
México, D.F.


17 marzo 2017

¿De verdad quieres ser madre?





 

 

La idea de la maternidad está fuertemente arraigada en la sociedad, sin embargo la maternidad no siempre es una decisión libre sino un "debería" de muchas mujeres bajo una fuerte presión social que a muchas las obliga a ser madres cuando ni siquiera saben si realmente quieren serlo. Frases como: "¿Y para cuando el bebé?", el famoso "tic tac, tic tac" haciendo referencia al reloj biológico, advirtiéndonos a las mujeres que la etapa fértil se va a terminar pronto y nos vamos a perder la grandiosa experiencia de ser madres.

Lo que la sociedad quiere son más seres humanos, es como una obligación de las mujeres por ser mueres y es que la maternidad se ha convertido en la identidad femenina:

"Por una parte se han elaborado discursos y representaciones que la han unido a lo femenino hasta casi convertirla en la identidad de una mujer cuando no en una metonimia de ella misma (mujer y madre se confunden habitualmente, sin embargo, a pesar de que todas las madres son mujeres, no todas las mujeres son madres)". Moncó 2009.

Ser madre es una labor titánica, absorbe gran parte de nuestros recursos internos y externos, la responsabilidad que tenemos es la vida de pequeños seres humanos que dependen totalmente de nosotras y de sus padres. Es una labor de muchos años, que en la mayoría de los casos:

  1. No estamos preparadas para tremenda labor.
  2. No estamos conscientes de lo que implica ser madre hasta que estamos ahí.
  3. El trabajo es descomunal y de 24 horas los 365 días del año.
  4. Existen pocos apoyos para las madres.
  5. Hay más frustración y cansancio que alegría.

No todo es malo, la verdad para mí ha sido una experiencia, sí de mucho cansancio, miedo, frustración, enojo y todo lo imaginable que pueda vivir una mujer, y también de mucha felicidad, satisfacción y mucho amor.

Laura Gutman, escritora argentina menciona en su maravilloso libro "La maternidad y el despertar de la sombra" que: "Es verdad que he tomado la experiencia de convertirnos en madres como una de las crisis más profundas por las que atravesamos las mujeres". Y es que la maternidad tiene una fuerza avasalladora en nuestras vidas, viene a mover nuestras vidas y ponerlas de cabeza, y lo digo con una sonrisa en los labios porque así es el amor, llega como un torbellino a poner nuestras vidas en descontrol y desorden, pero nuestros hijos serán el gran amor de nuestras vidas.

Nuevamente citando a Laura Gutman, ella hace referencia de la maternidad como: "Lo maternal implica abnegación, tolerancia, amor incondicional, entrega, dulzura, paciencia, comprensión, altruismo…, todas cualidades necesarias para ser capaces de criar hijos".

Sin embargo, el rol femenino ha cambiado mucho actualmente, más y más mujeres quieren triunfar, queremos triunfar (me incluyo), en nuestra vida laboral y existe un tipo de castigo a nosotras por romper el eterno rol de género femenino y maternal, de romper el "deber ser buenas madres", de quedarnos en casa y entonces la vida se nos vuelve un infierno porque además de trabajar profesionalmente, debemos atender las labores de nuestro hogar y además…. Ser madres. De por si cada parte es enorme, manejar las tres, y las cuatro porque no debemos (¿?) olvidarnos de que nosotras, también existimos y necesitamos muchas cosas, pero sí, muchas veces nos olvidamos de nosotras mismas para medio cumplir, exhaustas con nuestras obligaciones.

En consulta terapéutica he escuchado y atendido a algunas mujeres que están agotadas, desesperadas y para nada felices, se han dado cuenta que no querían ser madres, y aunque aman a sus hijos no se sienten satisfechas en sus vidas. Algunas me han comentado que tuvieron a su hijo por no perder a su esposo quien las presionaba con tener hijos y otras simplemente sintieron que debían ser madres porque era el paso lógico siguiente, era lo que se esperaba de ellas pero ahora, todas estas mujeres que sí aman a sus hijos no se sienten satisfechas ni contentas en sus vidas. Lo dicen con culpa ¿cómo una madre que ama a sus hijos puede atreverse a decir que no querían ser madres? Y solamente se atreven a confesarlos en la intimidad y confidencialidad de un consultorio de psicoterapia, y si lo dicen con culpa y vergüenza como si hubieran cometido un crimen.

Las consecuencias son diversas, porque estas mujeres al darse cuenta de que no deseaban tener hijos y los tuvieron pueden, según he visto en algunos casos, aliviar su culpa y vergüenza mimando y protegiendo demás a sus hijos, comprando objetos en exceso, dando demasiados mimos y consintiendo de más a sus hijos; todo ello dañino, los excesos y las carencias en extremo siempre son dañinos.

¿Recuerdas los términos hiper-paternidad, el síndrome del emperador, y el maltrato hacia los padres? Sí son términos muy de moda últimamente y que en gran parte se debe a lo anteriormente mencionado y que hay que pensar, sentir y decidir con calma, paciencia y profundos actos de introspección para estar seguras de querer ser madres o no porque la maternidad es la decisión más importante y de más grandes consecuencias que vamos a tener en toda nuestra vida.

Decidir no ser madre es válido, pero tendrás que escuchar muchos comentarios y críticas porque la sociedad querrá presionarte a que lo seas y les entregues tus hijos al mundo como un legado que asegure la permanencia humana en este planeta. 



Psic. y Psicoterapeuta Gestalt Elena Bouchot Gamas
Consultorio Norte: 52-33-78-72
Celular: 044 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web: 
www.gestaltconsulta.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Facebook: Consulta Gestalt.facebook
México, D.F.


12 marzo 2017

Mi experiencia en psicoterapia Gestalt


 



La psicóloga Elena me acompañó en un proceso terapéutico mientras estudiaba la licenciatura en psicología, por lo que me gustaría compartir algunas cosas de esta experiencia. Su consultorio fue un espacio donde me expresé con libertad y aprendí a escucharme, no sólo escuché mis pensamientos ya que en el transcurso de las sesiones ella hacia énfasis en que me concentrara en mis sensaciones corporales.

El trabajo de lo corporal y la parte de las emociones fue algo novedoso para mí porque a pesar de haber estado inmersa en los saberes de la psicología no les había prestado atención, sin duda en terapia vivencié el concepto de darse cuenta. El darse cuenta requiere de algo más

vivencial, es decir de un cambio en el estado actual de las personas y no sólo en lo intelectual. 


Frida Paulino González.

09 marzo 2017

Mi relación con el dinero



La idea que se tiene sobre el dinero puede generar muchos sentimientos, depende mucho de lo que nos hayan enseñado. La relación con el dinero tiene que ver con la ideología a nuestro al rededor.

Podemos creer que el dinero es malo, sucio, pecaminoso, que corrompe a las personas y que el mundo ha cambiado por la avaricia y el deseo de dinero y poder. A mi me gustaría mas bien identificar las razones por las cuales la relación con el dinero es tan confusa con tintes culposos.

Considero al dinero como un medio para llegar a ciertos fines, dinero que yo utilizo en mi favor y favoreciendo a otros al hacerlo circular.

He tenido que aprender a que el dinero es bueno para mí, que yo lo utilizo para mi bienestar, también he tenido que aprender a no sentirme culpable por desear una economía sana, abundancia material y todo aquello que el dinero me traiga. He tenido que revisar mis creencias con respecto al dinero porque he aprendido que es pecaminoso desearlo al grado que me he sentido avergonzada cuando cobro mis honorarios a mis pacientes, o cuando he subido el precio a mis servicios, me he tenido que convencer que mi trabajo es valioso y merece una buena remuneración, y hasta lo he tenido que trabajar en mi propia terapia.

¿Que significa el dinero? Para mí es una herramienta que utilizo para comprar artículos que necesito o deseo, pero también sé que aprendí que el que tiene más vale más aunque ahora ya no estoy de acuerdo porque el dinero no le da ni le quita valor personal a nadie es, solo dinero o ¿qué valor le doy yo al dinero? ¿lo es todo para mi? ¿mi valor como persona depende de mis posesiones materiales y económicas? 

Buen tema para reflexionar, ¿no crees? sobre todo cuando vivimos en un mundo cada vez más materialista y superficial.




Psic. y Psicoterapeuta Gestalt Elena Bouchot Gamas
Consultorio Norte: 52-33-78-72
Celular: 044 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web: 
www.gestaltconsulta.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Facebook: Consulta Gestalt.facebook
México, D.F.


Testimonio 1





Testimonio 1:

 

Hace ya algunos años que conozco a la doctora Elena, y la conocí en un momento en el que realmente necesitaba ayuda.

 

Recuerdo mucho cómo es que decidí que fuera a ella a quien le podía confiar las cosas tan personales por las que estaba pasando: de las alternativas que busqué fue la única que me inspiró una confianza absoluta porque antes de cualquier cosa realmente se interesó en lo que me pasaba en ese momento, me pidió que primero le contara muy brevemente que me preocupaba y cómo me sentía antes de darme cualquier otro tipo de información.

¡Esa llamada de cinco minutos fue de verdad un alivio para mí!

 

Ni que 


decir del proceso de la terapia, su ayuda, sus consejos, su labor conmigo ha sido algo que puedo decir que me cambió la vida totalmente y para bien. Aún ahora después de casi 5 años de haber sido su paciente, todo lo que me ha enseñado sigue siendo un eje muy importante en mi vida y en mi crecimiento como persona. He entendido y superado muchas cosas que sin su apoyo difícilmente hubiera logrado.

 

La terapia con ella es de verdad maravillosa, si me pidieran resumir el resultado final diría que para mí fue como aligerar una pesada carga que sentía no poder soportar por mucho más tiempo.

 

Estoy sinceramente muy agradecido con ella por toda su ayuda, por entenderme y ser ese grandísimo apoyo en uno de los momentos más difíciles que he vivido hasta ahora.

 

Pablo Espinoza Rincón



Psic. y Psicoterapeuta Gestalt Elena Bouchot Gamas
Consultorio Norte: 52-33-78-72
Celular: 044 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web: 
www.gestaltconsulta.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Facebook: Consulta Gestalt.facebook
México, D.F.


01 marzo 2017

En Psicoterapia Gestalt No damos consejos



He oído decir que algunas personas no quieren ir a terapia porque no quieren ni necesitan que alguien les diga lo que tienen que hacer, yo considero que decirle a alguien lo que tiene o debe hacer es una falta de respeto.

La buena noticia es que los terapeutas Gestalt lo que hacemos en la enorme labor de acompañar a alguien en sus procesos no damos consejos ni mucho menos dirigimos la vida de ningún paciente.

Lo que sí hacemos es apoyar, ser ese cómplice que acompaña en la búsqueda de sus propias soluciones.  Confiamos en él, sabemos que sí puede, y apoyamos a que se atreva a tomar su decisión y llevarla a cabo, asumir las consecuencias de sus actos con responsabilidad. Precisamente por este último punto es que no aconsejamos ya que es quitarle la oportunidad a alguien de desplegar sus habilidades y ser responsable consciente de sus actos.

La terapia Gestalt, mira los procesos, las maneras en que las personas se mueven en el mundo, cual es la intencionalidad de sus actos ya que la teoría paradójica del cambio dice que para cambiar primer hay que aceptar eso que se desea cambiar, y antes que nada hay que saber cómo y qué se hace, reconocer los resultados para aceptar determinado proceso para después lograr el cambio de manera natural. Sabemos y confiamos que la persona sí puede hacer lo que desea hacer, así le lleve tiempo lograr hacerlo.

La Psicoterapia Gestalt es una terapia No Directiva y sí Efectiva. Así que puedes venir con la tranquilidad de saber que no voy a dirigir tu vida, ni a manipularte ni a decirte que debes y no hacer.




Psic. y Psicoterapeuta Gestalt Elena Bouchot Gamas
Consultorio Norte: 52-33-78-72
Celular: 044 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web: 
www.gestaltconsulta.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Facebook: Consulta Gestalt.facebook
México, D.F.


28 febrero 2017

En Psicoterapia




Confesiones en Psicoterapia Gestalt


Unas semanas atrás tuve la que yo diría una sesión cumbre en terapia, fui puro sentimiento junto con mi paciente, emocionalmente hubo una fusión por el profundo contacto al que llegamos y ella y yo fuimos las únicas testigos de lo que ocurrió. Cuando ella narró la historia sobre la muerte de su único hijo a muy temprana edad, la forma en que las personas más allegadas a ella le pedían que no llorara, que se comportara, que no hiciera escándalos cuando la mujer lo que quería era gritar y desgarrarse de dolor.

Fue como si se hubiera tragado una bomba nuclear que aún está en su interior, y me dice: "Ahora, ¿cómo me la saco? sé que tengo que venir con un profesional porque no sé qué va a salir".... y lo que salió fue su expresión más profunda de sufrimiento, a mi me impacto, intenté contener mis sentimientos para "estar profesionalmente con ella", como si fuera malo o poco profesional, de pronto, no sé como ya no pude más y lloré acompañándola, me acerqué y le pedí tocar su hombro, pero yo quería abrazarla y decirle que lo sentía mucho, que su historia me dolía y que deseaba no hubiera pasado, que ella pudiera estar con su hijito. Así que la abracé y ella se abrió, abrazó mis brazos y sentí su cuerpo soltarse, abrirse al dolor y a la realidad, me entregó su dolor por decirlo de alguna manera y sufrimos juntas eso fue... hermoso... no tengo muchas palabras para describirlo y terminamos llenas de mocos, ojos rojos, el maquillaje de los ojos por toda la cara pero tan en paz.

Al final casi de la sesión me dijo que nadie había estado ahí para ella, que ella había tenido que ser "la fuerte" para sostener a todos, cuando fuerza se puede confundir con dureza y que hasta ese momento tuvo lo que había necesitado por tanto tiempo, alguien que la acompañara y la dejara llorar a sus anchas sin tener que preocuparse por su bienestar.

Yo le agradezco la confianza y la hermosa experiencia que tuvimos juntas, porque me va a marcar por el resto de mi maravillosa profesión.






Psic. y Psicoterapeuta Gestalt Elena Bouchot Gamas
Consultorio Norte: 52-33-78-72
Celular: 044 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web: 
www.gestaltconsulta.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Facebook: Consulta Gestalt.facebook
México, D.F.