Ir al contenido principal

¿De quién no me debo enamorar? 4a Parte

Saludándolos nuevamente y con mucho gusto. Con el gran deseo de continuar con esta serie de artículos, que no sé cuando vayan a terminar, ojalá te esté interesando y quieras comentar para que hagamos un diálogo abierto, pues me imagino, que haz de tener algunas dudas y quisieras saber más. Es un tema muy interesante y sé que querrás participar y aportar tus propias ideas y enriquecer nuestro saber, yo también tengo mucho que aprender de ti.
 
Hoy quiero hablar, de lo que muchos pacientes me refieren como sus "demonios internos", quizá les llamemos de otras maneras, y estoy segura de que todos los hemos sentido en muchas ocasiones, y cómo estos demonios nos orientan y muchas veces nos detienen, a veces cauando conflictos con nuestra pareja. A veces se disfrazan de celos, inseguridad, miedo, incertidumbre, dolor, vulnerabilidad, etc. Dice Jorge Bucay, que todos estamos heridos y quiero anexar aquí un pequeño cuento que él publicó en uno de sus libros:
 
"Iban dos amigos por la calle caminando, cuando ven que un auto atropella a un perrito. Uno de los amigos corre a cargar al animalito para llevarlo al veterinario, sin embargo, el perro lo muerde.
 
El amigo mordido le dice al otro - Caray, no entiendo, yo solo quería ayudarlo y el perro mal agradecido me mordió.
El amigo le contesta: - No te mordió por mal agradecido, sino que te modrió porque está herido".
 
Todos, de una u otra manera estamos heridos, nos han lastimado en el pasado, nuestra historia de vida está plagada de grandes y pequeñas heridas, y desde ahí muchas veces actuamos y llegamos a morder al otro, y como dije anteriormente, ante quien más vulnerables estamos, es frente a nuestra pareja, quedamos en nuestros huesitos frente a ella y es quien, sin querer, va a poner el dedo en la herida y por supuesto, nosotros en las de ella.
 
Yo lo he vivido muchas veces, ahora lo tengo más conciente y me permite crecer mas, pues mi pareja es mi espejo y tiene mucho que enseñarme de mi misma. A veces no es nada agradable, pero siempre, muy constructivo, pues entiendo que mis heridas son mias!!! mi pasado es mío!!! y el pobre no tiene porqué pagar los platos rotos de otros.

Sin embargo, todas estas experiencias del pasado nos han dejado un gran aprendizaje y crecimiento, nuestra intuición se ha ido incrementando. El siguiente punto que deseo comentar es el conocimiento de mí mismo y como utilizar esta intuición en mi favor y aprender a escucharla y hacerle caso.
 
Hasta pronto!

Psic. Elena Bouchot Gamas
Consultorio: 52-33-78-72
Celular: 55-2951-5860
Página Web:
www.consultagestalt.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/


Comentarios

Entradas populares de este blog

La Crisis de la Edad Adulta

Una gran maestra que tuve en la universidad me compartió este artículo, por demás interesante y con su permiso lo posteo en este blog para enriquecerlo y hacerlo más interesante y versátil. Sé que te va a interesar mucho, es un tema tan actual y a la vez tan antiguo, y entendamos de qué se trata esta crisis.



Los Sentimientos y su importancia

LOS SENTIMIENTOSTodos nosotros nacemos con un paquete de sentimientos, ellos son naturales y positivos por más desagradables que puedan parecer a veces. Estamos en una civilización bastante desensibilizada, evitamos sentir lo más posible porque nos han dicho que eso es malo, pero evitar sentir es muy dañino, sobre todo, evitamos sentir lo desagradable, nos han enseñado también que debemos vivir placenteramente, de una manera hedonista y superficial. La realidad es que el sufrimiento y el dolor existen y yo no conozco a nadie que no haya sufrido alguna vez, es parte inevitable de la vida.Los sentimientos tienen la facultad de avisarnos que algo está pasando, es una alarma que nos señala algo que tenemos que analizar y cambiar en nosotros. Por ejemplo:a)La Tristeza nos avisa que necesitamos tomar un tiempo para estar con nosotros a solas.b)El Enojo nos permite poner límites y defendernos.c)La Alegría nos contacta con la vida.d)El Afecto nos contacta con otras personas.e)El Miedo nos per…