¿Cuando me enamoro, de quién no me debo enamorar? Parte 14 El Amor a Mí Mismo

Ayer quedé contigo de hablar de cómo encontrar mi interior, el cual ahí está y ahí ha estado siempre, estoy segura de que lo puedes intuir facilmente. La cuestión es que, en esta era moderna, estamos la gran mayoría, tan ocupados en nuestros trabajos y asuntos personales, entre ellos preocupaciones y problemas, que no nos queda tiempo para estar un rato a solas y no hacer nada mas que estar con nosotros.
 
Creo que sería un excelente ejercicio, precisamente quedarme unos minutos quieta, sin hacer nada más que escucharme, sentirme y darme cuenta qué está pasando conmigo, si es que me siento a gusto o no, darme cuenta si me es fácil o difícil, se trata solamente de descubrir qué va ocurriendo en mi interior.
 
Otro buen ejercicio es: Quedarme un rato solamente escuchando y sintiendo mi respiración, sólo así, sin modificarla, y también descubrir qué va ocurriendo, poner atención si surgen algunos sentimientos y sensaciones corporales.
 
Estos son ejercicios de inicio, después podré compartirte otros más avanzados, pero para empezar esto esta bien.
 
La importancia de descubrirme, de sentirme, es la de llegar a conocerme mejor y sensibilizarme. Uno de los bloqueos psicológicos más comunes es el de la desensibilización, la cual consiste en no sentir o sentir lo menos posible, lo cual nos impide estar en contacto con mis deseos y necesidades, limita nuestra conciencia y nuestro estar en la vida, pues los sentimientos son los que nos hace estar en contacto con la vida, es la manera individual de vibrar. ¿Cómo puedo amarme si no siento? o ¿Cómo puedo amar y sentir a los otros?
Un robot no siente, pero un ser humano nació para sentir, son parte de nuestra naturaleza, así como nuestra respiración, también son vitales.
 
Cuando puedo entrar en mi interior, estar conmigo misma, ya no experimento soledad, descubro que mi mejor compañía soy yo, también disfruto la compañía de los demás, pero ya deja de ser tan necesaria, para volverse simplemente más agradable, pues no tendré miedo a estar a solas, para mi, la única soledad es cuando no sé estar conmigo. Este es un gran paso para no amar desde mi necesidad de compañía o mejor dicho, desde mi miedo a la soledad, pues cuando me relaciono desde ahí, lo más probable es que mi relación fracase y me sienta mucho más solo y vulnerable. ¿Notas la gran diferencia?
 
Te invito a descubrir a la persona más importante y maravillosa: TÚ!!
 
Porque no importa lo que hayas vivido en el pasado, siempre puedes tener un mejor presente y una vida más plena. El amor maduro requiere de aprendizaje y como es un verbo, requiere de acción, trabajo interno y crecimiento emocional. El mundo entero requiere de un mayor número de personas maduras y activas en su amar, si hubiera más amor, por supuesto habría menos crimen, no habrían guerras, ni violencia. Estoy segura que este mundo sería más maravilloso!! "I´m a dreamer, but I´m not the only one", John Lennon. 
 
 


 

 

Con amor!!!
 

Psic. Elena Bouchot Gamas
Consultorio: 52-33-78-72
Celular: 55-2951-5860
Página Web:
www.consultagestalt.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por Favor Tus comentarios aqui .

Adolescencia y sus mitos

Hola, este artículo hablará sobre algunos aspectos de la adolescencia, esta etapa del desarrollo humano un tan...