DEPRESIÓN EN ADOLESCENTES PARTE II

DEPRESIÓN EN ADOLESCENTES

Mtra. María Eugenia Olalde Ramos

 

II CONGRESO DE PSICOLOGÍA                                  DIF - Tlalnepantla


Armida Aberastury habla de la adolescencia como la "Etapa de la vida, durante la cual el individuo busca establecer su identidad adulta, apartándose de las primeras relaciones objetales parentales, internalizadas y verificando la realidad que el medio social le ofrece, mediante el uso de los elementos biofísicos en desarrollo a su disposición y que a su vez tienden a la estabilidad de la personalidad, lo que solo es posible si se realiza el duelo por la identidad infantil".

 

También propone que los adolescentes tienen que vivir cambios bio-psicológicos que se suman a las negociaciones de la sociedad y es normal que el adolescente tenga confusión en la identidad o que tenga diferentes identidades circunstanciales o identidades temporales y el adolescente tiene la necesidad de elaborar duelos que se pueden dividir en tres grandes rangos:


v El duelo por la pérdida del cuerpo infantil que se da en la etapa de la secundaria que corresponde por lo general a la pubertad y que es cuando empieza a darse el desarrollo físico.

v En segundo lugar, el duelo por la pérdida de la identidad infantil, el cual es un proceso constante progresivo-regresivo que abarca la preadolescencia, adolescencia temprana, adolescencia y adolescencia tardía. Este duelo dura algunos años y en ocasiones no se resuelve adecuadamente.

v Y finalmente, el duelo por la relación de dependencia de la infancia, por el cual la persona se puede sentir muy autosuficiente y dependiente al mismo tiempo. La independencia económica marca el final de esta etapa, y en la actualidad esta se retrasa un poco más debido a que cada vez es más difícil encontrar un trabajo que le permita al individuo establecerse, hacer frente a sus gastos y vivir independiente de su familia de origen.

 

Estos duelos se presentan a partir de los cambios a los cuales se enfrenta el adolescente y en muchos casos pueden traer consigo posibles sucesos de crisis que desequilibran al adolescente y entre los cuales podemos mencionar:

 

La adaptación a cambios corporales y nuevas emociones, cuyos sucesos de crisis pueden ser por ejemplo:


v El desajuste emocional provocado por la mayor producción hormonal, con lo que el adolescente se vuelve más susceptible a la crítica y a su medio ambiente.

v Relaciones sexuales tempranas que pueden ser insatisfactorias o vivirse con miedo o como una experiencia traumática.

v Un embarazo no deseado que impone al adolescente responsabilidades económicas, sociales y emocionales que no puede enfrentar.

v Obtener una imagen corporal que no corresponde al modelo ideal.

v O no poder controlar adecuadamente sus emociones.

 

Otro cambio es el logro gradual de la independencia de los padres o cuidadores que puede presentar crisis como:


v El fracaso en los estudios o deportes que puede afectar su autoconcepto.

v Conflictos con los padres sobre hábitos personales y estilo de vida.

v Reglas y costumbres que no son compatibles con la autonomía que se le exige y que le causa una gran ansiedad, ya que por un lado las figuras de autoridad fomentan su independencia y le exigen una conducta madura, pero por otro lado se siguen fomentando conductas de dependencia.

 

En el aspecto social se establecen nuevas relaciones interpersonales a las cuales tiene que adaptarse. En un principio el adolescente continúa con sus grupos sociales y poco a poco comienza a involucrarse en nuevas formas de relaciones principalmente con personas del sexo opuesto, lo cual le genera una gran ansiedad pero también le proporcionan la oportunidad de aprender a controlar su conducta social, adquirir destrezas e intereses propios de su edad, establecer nuevas actividades y compartir problemas, experiencias y sentimientos semejantes.

 

Pero también puede ocasionar conflictos en el adolescente:


v Cuando su autoestima y autoimagen se ven afectadas al no ser aceptado dentro de su grupo social.

v No poder establecer una relación de noviazgo, o cuando se da un rompimiento con la novia o novio.

v Cuando existe falta de comunicación principalmente con sus padres ya que el adolescente presenta una actitud de rechazo a los criterios de autoridad.

v Y cuando se desencadenan conflictos ocasionados por no poder cumplir con las normas sociales, a las cuales considera arbitrariamente impuestas y su reacción ante estas es más bien un reto hacia los padres o la sociedad restrictiva o como un escape a la soledad o a las presiones de la vida.

 

Cuando el adolescente no recibe una adecuada guía que le permita fijar límites estables puede presentar problemas graves como el abuso de alcohol y drogas, delincuencia juvenil, prostitución, pandillerismo, depresión y suicidio; los cuales pueden ser producto de una rebelión en contra de las normas de los adultos que en ocasiones pueden ser duros o erráticos en su disciplina y no fomentan adecuadamente la unidad familiar y los valores morales.

 

En cada uno de los cambios adolescentes se vive un duelo generado por una pérdida en el Yo, lo cual ocasiona un vacío. Y por otro lado en la adolescencia termina de formarse el Superyó que tiene una gran influencia en el desarrollo del control sobre los afectos y los estados de ánimo y produce un efecto modulador sobre la expresión emocional en general.

 

Cuando los estados de ánimo no están controlados efectivamente, entonces surgen diversas patologías entre las cuales se puede distinguir a la depresión como una de las más comunes.

 

El humor deprimido y la pérdida de interés o satisfacción son los síntomas clave de la depresión. La persona se siente triste, desesperanzada, sumida en la melancolía e inútil. Un adolescente deprimido sufre una pérdida de control de los estados de ánimo y los afectos, una sensación subjetiva de gran malestar con mucha ansiedad y soledad, se vuelve incapaz para enfrentar y resolver conflictos y busca formas de evadirlos. La persona deprimida está constantemente en busca de algo, existe un deseo y la insatisfacción al no poder cumplir ese deseo provoca frustración, impotencia e indefensión.

 

Sigmund Freud habla de la depresión como la reacción a la pérdida de un objeto de amor, real o imaginario, que se manifiesta como un estado de tristeza prolongado y profundo. Ante la pérdida del objeto, llenamos el vacío con anhelo o deseo de tenerlo. El deseo de tenerlo y no poder tenerlo hace que me invada de un sentimiento doloroso.

 

Si tomamos en cuenta factores desencadenantes como:


v El que muchos adolescentes provienen de hogares disfuncionales en los que los padres son ausentes ya sea por separación, divorcio, o simplemente por sus actividades personales que los mantienen fuera del hogar y los hijos pasan casi todo el día solos y que puede hacer que la persona entre en un estado de impotencia e indefensión y que se desencadene un proceso depresivo.

v La falta de valores morales en los padres e hijos, que cada vez están más alejados de su religión, de la sociedad y de la familia.

v Los conflictos entre los padres en los cuales muchas veces los adolescentes se ven involucrados e incluso presionados a intervenir y tomar decisiones para las cuales aun no están preparados. Cuando surgen estos conflictos se crea un vacío de amor y reconocimiento, hay hambre de afecto y atención, por lo que la persona tiende a controlar lo que hay alrededor para llenar el vacío y cuando pierde el control siente el vacío y se produce angustia, en este caso, la depresión está asociada a altos niveles de angustia.

 

Entonces podemos explicarnos la aparición de conductas inadecuadas en el adolescente que son más bien mecanismos para evadir los conflictos. Entre estos mecanismos se encuentran:

v El incremento en el uso del alcohol, el cual cada vez es más accesible a edades más tempranas e incluso en la mayoría de los casos este se encuentra disponible en sus hogares.

v El incremento en el uso de drogas que pueden encontrar fácilmente en la calle, en la escuela, con los amigos, etc.

v La incapacidad para relacionarse con otros, lo cual se puede notar en que en la actualidad una de las distracciones más importantes para el adolescente es encontrarse con sus amigos en los llamados antros, en los cuales socializan a través del consumo de alcohol y drogas.

v La fantasía de ser responsable por los conflictos ocasionados en su medio familiar o social, por lo que el individuo se siente culpable y se autocastiga, por ejemplo el tatuarse o perforarse con lo que el individuo se inflinge dolor físico que muchas veces sirve para adormecer la culpa y el dolor interno.

v Trastornos alimenticios que consisten en comer compulsivamente o dejar de comer y que se pueden manifestar como patologías con síntomas depresivos o como depresión como patología con síntomas bulímicos o anoréxicos.

v Y por último otras formas compensatorias ante la depresión como cualquier tipo de conductas compulsivas.


Continuara....


Psic. Elena Bouchot Gamas
Consultorio: 52-33-78-72
Celular: 55-2951-5860
Página Web:
www.consultagestalt.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/

Terapia Gestalt Los Sentimientos Parte III

Esta es la última entrega de esta serie de 3 artículos, aún queda mucho qué decir, pero lo más importante, creo yo, ha sido abordado. Si en un futuro se me ocurriera agregar algo más sobre este tema, sin duda alguna lo haré, con esta flexibilidad que me agrada en mi vida y que me permite fluir con mayor libertad. Me gusta hacer lo que me place y darme permiso de hacerlo y creo me funciona muy bien. Así que aquí está pues este artículo:

Cabe mencionar que hay otra manera en que los sentimientos salen a la superficie y es por medio de los signos psicosomáticos. Puede comenzar con pequeñas dolencias hasta graves enfermedades, pero de que esta energía busca salir lo hace, de aquí la importancia de que los conozcamos y tengamos información sobre ellos, para evitar ser controlados por ellos, mejor, darles sana expresión para liberar esta energía saludable y llena de vida, que si se queda dentro de nosotros, nada más se pudre y enferma.

Los sentimientos son el camino directo que me llevan a mi ser interior. Si me permito sentir, podré comprenderme mejor, po lo tanto mi comunicación será más clara, mis relaciones más profundas y armoniosas. Podré poner límites más claros y respetuosos sin herir a los otros.

Por ejemplo: Tuve un paciente, un joven que disfrutaba una acomodada posición económica gracias a que su padre tenía un negocio muy exitoso. Este joven normalmente tenía parejas que abusaban económicamente de él, le pedían regalos, ir a cenar a restaurantes lujosos, ir a bares, en fin, él tenía que gastar mucho dinero para satisfacer las demandas de sus parejas, la verdad, es que él siempre terminaba frustrado y dolido porque estas relaciones terminaban tarde o temprano y él perdía toda la inversión que había hecho. Frecuentemente se sentía utilizado, enojado, decepcionado y lastimado. Carecía de la habilidad de poner límites, tenía miedo a que si los ponía le iban a abandonar y de todas maneras, aunque el daba todo lo que podía dar lo abandonaban. Lo que él no decía, lo actuaba, claro, muchas veces se sintió molesto o utilizado cuando alguna de sus novias le pedía algo, prefería callarlo, no expresar lo que sentía, de hecho no se permitía ni sentir, negaba sus sentimientos, con tal de complacerla y no perderla, lo paradójico del asunto era que él se veía de mal humor, contestaba de manera desagradable a su acompañante; por supuesto ella lo notaba y le preguntaba qué sucedía, a lo que él contestaba "nada, es que hace mucho calor" o cualquier otro buen pretexto que se le ocurriera. Ella intuía que él no estaba diciendo la verdad y era desagradable estar con él en esas condiciones. De esta manera inconsciente, él les hacía pagar por su "abuso", mismo abusco que él permitía y promovía, a veces conscientemente otras no tanto. En otros momentos, él descargaba su enojo manejando su automóvil de manera muy agresiva y rápida, asustándo a más de una de estas chicas. Todo, menos poner límites!! claro, todas ellas lo dejaron por neurótico. ¿El? bueno, pues él asegura que lo dejaron por mal agradecidas y porque seguramente encontraron a otro tarado que les pagara sus caprichos (y puede ser que sí).

El neurótico es aquel o aquella que no pueden ver lo obvio, el que niega sus sentimientos, el que no le hace caso a lo que siente y a lo que necesita, ya que al dejarnos sentir podremos darnos cuenta de qué es lo que necesito. Este joven amigo necesitaba poner límites de respeto, sentirse amado por ser quien es y no por su dinero, y lo vino a descubrir estando en terapia, porque ni idea tenía de ello, después de varias sesiones donde trabajé con él algunos ejercicios de sensibilización pudo sentir más claramente, con ello darse cuenta del patrón de conducta que estaba siguiendo y los resultados de los mismos. Para nosotros nos puede parecer muy claro lo que sucedía, pero créanme, para él no.

El contacto pleno se da entre mi interior y el exterior, es un fluir de adentro hacia afuera y de afuera hacia adentro, los sentimientos son una guía, que me permiten mayor conciencia de mis actos y la relación con los demás y con el entorno, sin perderme de vista a mi misma.

Así como hay necesidades falsas, también hay sentimientos falsos. La manera en que nuestro organismo expresa y promueve la vida es a través de necesidades y deseos, que se manifiestan de forma jerarquizada. La interferencia del ambiente, especialmente el poner nuestra vida en manos de la aprobación de los demás, hace que en lugar de cubrir nuestras necesidades y deseos, aprendamos a satisfacer las suyas en lugar de las nuestras. Estas son las necesidades falsas y como entonces creemos necesitar algo, también lo llegamos a sentir, de manera falsa y convencernos a nosotros mismos de que realmente eso es lo que siento y lo que necesito.

El Proceso Natural desde el Ser:

¿QUIEN SOY?
¿QUÉ SIENTO?
¿QUÉ NECESITO?
¿QUÉ DESEO CREAR?
¿CÓMO?
¿HACIA DÓNDE?
¿CON QUIEN?

El Proceso Disfuncional desde el Debería o Identidad:

¿CON QUIÉN?
¿QUIÉN SOY PARA EL, ELLA, EL OTRO?
¿QUE SIENTE EL, ELLA, EL OTRO DE MI?
¿QUÉ NECESITAN DE MI?
¿ADICTO AL OTRO O A SENTIR ALGO QUE DEBO SENTIR?
¿CÓMO?
UNA NECESIDAD ESCUCHA A OTRA NECESIDAD


Psic. Elena Bouchot Gamas
Consultorio: 52-33-78-72
Celular: 55-2951-5860
Página Web:
www.consultagestalt.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/

DEPRESIÓN EN ADOLESCENTES PARTE I

Otro artículo de la Maestra María Eugenia Olalde Ramos que quizo compartir con nosotros en este blog y que espero les guste. Como es muy amplio lo voy a dividir en 9 entregas, esta es la primera, pronto postearé la segunda.


El tema de la depresión en adolescentes, para mi en lo personal es muy importante, pues el suicidio continúa aumentando año tras año, y estoy segura de que se puede prevenir si las personas en general, sin tener que ser profesionales en la conducta humana, logran detectar los síntomas de la depresión y poder encausar al paciente con algún especialista para su tratamiento y cura. Cabe mencionar que estos síntomas también los padece un adulto, sin embargo, el adulto está más conciente de sus padecimientos, el adolescente está pasando por una crisis de la edad muy parecida a la depresión. Es recomendable tener buena información sobre el tema:



DEPRESIÓN EN ADOLESCENTES

Mtra. María Eugenia Olalde Ramos

 

II CONGRESO DE PSICOLOGÍA                                  DIF - Tlalnepantla

 

Los psicólogos constantemente nos encontramos en nuestra práctica profesional con personas deprimidas de cualquier edad, incluso podemos encontrar depresión en edades muy tempranas. Estudiar la depresión de la etapa adolescente es importante debido al incremento de factores predisponentes a los cuales están expuestos los adolescentes actuales.

 

La depresión puede manifestarse de muy diversas formas y puede ir desde un estado deprimido hasta un trastorno depresivo mayor, por lo que me referiré a ella únicamente tomando en cuenta los síntomas depresivos ante los cuales hay que estar alerta y que pueden ayudarnos a distinguir al adolescente deprimido.

 

La depresión en adolescentes es un padecimiento difícil de diagnosticar debido a que muchos de los síntomas pueden confundirse con algunas de las conductas que son normales durante la adolescencia, como por ejemplo el aislamiento o retraimiento dentro del grupo familiar, el enojo o llanto fácil, la dificultad para concentrarse en actividades académicas, etc. Muchos padres de familia no ponen suficiente atención en los cambios de sus hijos adolescentes ya que consideran que está pasando por una de las etapas de la vida en la que se manifiestan mayores cambios y confían en que las conductas inapropiadas desaparecerán con el tiempo cuando el chico madure, por lo que es importante señalar cuáles son las conductas esperadas en el adolescente y que son normales y cuáles son las conductas que constituyen síntomas de algún trastorno depresivo.

 

Los cambios que suceden en la adolescencia pueden contribuir al establecimiento de conductas depresivas, y aun más, al desarrollo de un trastorno depresivo mayor, pero por otro lado tenemos que considerar que esas conductas también pueden deberse al temperamento, como la hipersensibilidad o irritabilidad; al ambiente familiar y social, si este es apacible o por el contrario existen muchos conflictos, y por último a la educación que ha recibido el adolescente en su casa, en la escuela y en su grupo social. Cuando suceden cambios en la conducta habitual del adolescente es cuando podemos pensar que está deprimido, por ejemplo, si el chico es extrovertido y pasa mucho tiempo fuera de su casa, con sus amigos y de repente deja de salir y se aísla en su habitación, o cuando hay un cambio drástico en su desempeño en la escuela, etc.

 

La adolescencia ha sido considerada como un periodo crítico del desarrollo, es un periodo de transición entre la niñez y la vida adulta y se le considera como la etapa de los años tormentosos, debido a que es una etapa de perturbación y confusión ya que se presentan aspectos de crecimiento, madurez y adaptación muy difíciles de lograr.

 

Además de los cambios biológicos que consisten en el desarrollo físico y la aparición de las características sexuales secundarias, se presentan cambios en el aspecto cognoscitivo como es el establecimiento del pensamiento formal, también suceden cambios emocionales desencadenados por el aumento en la pulsión sexual y el establecimiento de nuevas relaciones interpersonales.

 

Una de las tareas más importantes que tiene que realizar el adolescente es establecer su identidad, esto es, saber quién es y qué es lo que espera de su vida, para lo cual la persona debe desarrollar un autoconcepto adecuado, debe gustarse a sí misma y ser realista respecto a sus habilidades y debilidades.

 

El sentido de identidad incluye la reestructuración de un sistema de valores morales con actitudes definidas frente a la educación, habilidades físicas, lealtad hacia los amigos, etc., con lo cual busca la seguridad que le permita entrar al mundo adulto con confianza y libertad. Por otro lado existe una preocupación por la opinión de los demás, al adolescente le preocupa que su conducta, ideas, creencias y valores estén de acuerdo a lo que se hace o estila en la actualidad. El adolescente cuestiona los valores que se le han impuesto y desarrolla un sistema propio y además se preocupa por estar siempre a la moda y ser aceptado dentro del grupo de amigos. Generalmente el adolescente desafía a sus padres respecto a su forma de vestir, de peinarse, de hablar o por la música que escucha, ya que en este caso la opinión de los padres parece ser menos importante que la del grupo de pares.

 

Armida Aberastury habla de la adolescencia como la "Etapa de la vida, durante la cual el individuo busca establecer su identidad adulta, apartándose de las primeras relaciones objetales parentales, internalizadas y verificando la realidad que el medio social le ofrece, mediante el uso de los elementos biofísicos en desarrollo a su disposición y que a su vez tienden a la estabilidad de la personalidad, lo que solo es posible si se realiza el duelo por la identidad infantil".


Continuará....



Psic. Elena Bouchot Gamas
Consultorio: 52-33-78-72
Celular: 55-2951-5860
Página Web:
www.consultagestalt.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/

El Amor se Educa

EL AMOR SE EDUCA

 

El Amor es un tema polémico e interesante, además de amplio ya que existen innumerables puntos de vista. He leído una gran cantidad de libros con este tema, libros de psicología, de psicoanálisis, Humanista, libros de Filosofía Budista, Zen, Existencialismo, Cienciología, Sociología. He encontrado algunos puntos donde todos ellos se unifican y es lo que pretendo tratar en este ensayo.

 

El primero de esos puntos es que el amor se educa, dice Enrique Rojas, autor del libro "El Hombre Light" que: "Cada persona adecua su amor según la cultura y la educación sentimental en la que ha recibido. Es el resultado de lo que hay dentro de cada uno. Aspirar a conocer los sentimientos en general y los propios en particular es una tarea obligada; conocer y conocerse". Y por supuesto, uno no puede dar lo que no tiene dentro, por ejemplo: yo no puedo amar a alguien si no me amo a mí primero.

 

El amor no es un sentimiento solamente, es algo mucho más profundo, es muchas cosas a la vez, y para amar, se requiere crecimiento y madurez, amar es la acción de compartir la valoración que yo tengo de mi ser a otro ser humano. Por lo tanto, el amor que yo comparta es directamente proporcional a la valoración que yo tengo de mí mismo. Esto significa que amar es el proceso de admirarme, aceptarme, desarrollarme con alegría y en tanto que logre esto, seré capaz de compartir mi amor con otras personas.

 

Existe un mito muy difundido en nuestro tiempo, el enamoramiento, ese estado de éxtasis delicioso que sentimos por alguien que nos acelera la hormona y provoca que nuestro cerebro se encuentre literalmente drogado, es un estado que ayuda a que la pareja se una y se enlace en una relación, es un estado necesario y fundamental, pero no es el amor, es solamente el primer nivel del ciclo de la pareja, es el arranque, lo necesario para aventurarnos a unirnos a una persona y al temor que eso genera. Este estado dura aproximadamente de 3 meses a 3 años aunque hay diferentes opiniones al respecto, lo que es una realidad es que termina, es finito, simplemente el cerebro no tolera tanta energía y actividad, nos volveríamos locos si continuáramos enamorados por demasiado tiempo. Cuando este enamoramiento termina pueden suceder dos cosas, 1) que la pareja sienta que ya todo termino y decidan separarse para buscar a otra persona que les vuelva a hacer sentir ese éxtasis y esa pasión, otras personas llegan a convertirse en adictos al enamoramiento y sus relaciones no pasan de este primer nivel. 2) Que la pareja continúe y descubran la inmensidad del amor, ya que el amor requiere conocimiento y el enamoramiento es cuando menos capaces de ver a nuestra pareja realmente como es, solamente vemos lo que nos gusta, nos apasiona y excita, tenemos una venda en los ojos.

Erich Fromm en su libro "El Arte de Amar" compara el amor con un arte, el cual, primero hay que conocer la teoría y después ponerla en práctica trabajando todos los días hasta que sea dominado este arte; sin embargo, vivimos en una cultura hedonista, materialista e individualista, lo cual dificulta que las personas realmente puedan dedicar

el tiempo y el esfuerzo necesario para entregarse a esta exigente empresa, el autor también manifiesta que es el amor la única manera de superar el sentimiento de "Separatidad" (Estado de separación. En inglés: Separateness), el cual es un sentimiento muy poderoso de soledad, un vacío existencial el cual, frecuentemente es satisfecho por medio del alcohol, drogas, comida, sexo, trabajo excesivo y cualquier otra adicción que, por un período de tiempo breve, nos permite liberarnos de esa dolorosa sensación, la cual causa y es la fuente de la Angustia, por lo tanto, la necesidad más profunda del ser humano es la de superar su separatidad y la solución plena esta en el logro de unión interpersonal, la fusión con otra persona, en el amor.

 

Está por demás aclarar este punto, ya que significa modificar completamente nuestra conducta, es ir en contra de todo lo aprendido y asimilado desde nuestra más tierna infancia, es romper con nuestro paradigma del amor, el cual se refiere a que solamente es un sentimiento placentero y que cuando dicho placer se agote significa que la relación se termina, donde no hay nada que podamos hacer por mantener vivo el amor, sino que es la mala suerte, o el destino o la pareja son los únicos culpables de que el amor se haya terminado, en verdad se trata de no responsabilizarme de la parte que me toca hacer para que esto funcione, y creo, que esta es la parte medular en el fracaso de muchas parejas, de muchos matrimonios y diversas relaciones interpersonales, el no ser capaz de tomar mi 100% de responsabilidad que cada participante tiene. La palabra sacrificio esta borrada de nuestro vocabulario, nos molesta, ¿Cuál sacrificio? Prefiero irme que incomodarme, ya que nuestra era nos incita al placer, a la pachanga, la comodidad, el dinero, el poder y entonces nos pesa dejar lo sabroso para trabajar la relación, por la persona amada. Así el amor, la energía más grande del universo, la que lo une todo, la que lo mueve todo se convierte en un objeto de placer, las relaciones son desechables, en cuanto nos incomodan las dejamos porque hemos ido perdiendo la capacidad de comprometernos.

 

"Padecemos una especie de subdesarrollo emocional que nos impulsa a ciertas conductas autodestructivas, tanto en nuestra vida pública como en la privada. Nos urge encontrar un camino que nos permita hallar una manera de ser más sanos, y ese camino está íntimamente relacionado con el amor y la espiritualidad. El amor es el mejor símbolo de la salud del hombre, es todo lo opuesto de la agresión, del miedo y de la paranoia, que a su vez representan la patología que nos desune" Claudio Naranjo (1984).

 

Un muy buen ejemplo de esta falta de "Responsabilización" es la Proyección que hacemos con nuestra pareja. La Proyección significa ver en otro lo que yo tengo y no puedo, no quiero ver, simplemente no lo veo en mi, entonces, inconscientemente lo veo en otro, sobre todo en mi pareja porque es la persona a la que más confianza le tenemos y además, a la persona que más le exigimos satisfacer nuestras necesidades. Sin embargo, proyectamos en todas las personas que se cruzan en nuestro camino, como dice el viejo dicho: "Lo que me choca, me checa, y lo que me gusta también", alguien nos puede caer mal porque es agresivo, ¿qué tan agresivo soy yo? Hay una pregunta que me gusta hacérsela a mis pacientes, es un ejercicio de introspección y autoconocimiento muy interesante: "¿Si yo fuera otra persona, me enamoraría de mi mismo?

Es posible hacer un inventario de nuestros propios valores y creencias, para saber si nuestra pareja comparte estos mismos, ya que también es una grave fuente de conflictos y rompimientos. Un ejercicio muy recomendable que se puede hacer con la pareja es el siguiente: Cada uno, de manera individual, va a anotar en una hoja dividida en tres columnas lo siguiente: En la primera columna escribir las cuestiones fundamentales de la relación, en la segunda columna, escribir las cuestiones importantes y en la tercera columna las cuestiones adicionales, las cuales pueden ser cuestiones que te gustan o que te gustarían que hubiera en tu relación. Cuando terminen van a compartir sus listas y comentar su experiencia. ¿De qué se dan cuenta? ¿Hay una similitud significativa? ¿o van por caminos completamente diferentes?



En el corazón tenía

La espina de una pasión.

Logré arrancármela un día.

Ya no siento el corazón.

Aguda espina dorada

Quién te pudiera sentir

en el corazón…

clavada.

 

 

Antonio Machado

México, D.F. a 26 de Septiembre del 2008

 

 

 

Querido lector:

 

Deseo compartir contigo algunas cosas, una de ellas es mi entusiasmo por el arte de amar, todos tenemos esa capacidad, es innata y no siempre logramos desarrollarla por cuestiones de nuestra propia historia de vida, pero, yo sé, que todos podemos aprender a amarnos y amar, es un proceso de aprendizaje que requiere voluntad, trabajo y tiempo. Por ello te invito a mi consultorio a tomar sesiones de Psicoterapia, las cuales te van a permitir lograr conocerte y ver cuáles fueron los factores de tu vida que no te permitieron desarrollar ciertas capacidades y habilidades que yo sé están dentro de ti esperando ser halladas y utilizadas. Algunos de los beneficios que puedes llegar a experimentar son:


ü La persona comienza a verse de otra manera.

ü Se acepta a sí mismo y acepta sus sentimientos más plenamente.

ü Siente mayor confianza en sí mismo y se impone a sus propias orientaciones.

ü Se vuelve más parecido a lo que quisiera ser.

ü Sus percepciones se tornan más flexibles, menos rígidas.

ü Adopta objetivos más realistas.

ü Se comporta de manera más madura.

ü Sus conductas inadaptadas cambian, incluso las muy antiguas, como el alcoholismo crónico.

ü Se vuelve más capaz de aceptar a los demás.

ü El individuo recibe mejor las pruebas de lo que está sucediendo fuera y dentro de él.

ü Las características básicas de su personalidad cambian en sentido constructivo.

 

 



Psic. Elena Bouchot Gamas
Consultorio: 52-33-78-72
Celular: 55-2951-5860
Página Web:
www.consultagestalt.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/

Crear una gran familia

  Trabajando en terapia con una pareja que no ha logrado avanzar a pesar de que han asistido con constancia y tienen muc...