El Enamoramiento, ¿Es Real?

¿Porqué nos enamoramos de determinada persona? ¿Porqué mis parejas son muy similares psicológicamente hablando? Una ex-paciente a la que llamaré Teresa, duró un par de años viniendo a terapia conmigo, durante ese tiempo tuvo 3 parejas y estos hombres tenían cualidades muy similares, el tiempo de duración de las relaciones también era muy similar. Teresa me dijo una tarde, en la cual había terminado con el último compañero en ese tiempo, que no entendía porqué le pasaba "siempre lo mismo". Lo mismo significaba muchas cosas, muchas que fuimos encontrando juntas, a través de las sesiones y de esto va a tratar este artículo.

Sus parejas duraban aproximadamente 4 o 5 meses. Teresa siempre se sentía atraía por hombres sumamente cariñosos, detallistas, románticos, que la buscaban frecuentemente con llamadas, sms, visitas, e-mails, etc. Estas actitudes hacían sentir a Teresa muy feliz, completa, segura del amor de él hacia ella. Necesitaba todas estas muestras de interés para estar segura de que la amaban, ya que cualquier disminución en el interés de su parega, generaba en ella dudas, miedo a que la abandonaran, desesperación, angustia. Ella mencionaba que sus "demonios internos" se ponían a gritar dentro de ella. El interés de sus parejas iba menguando con el tiempo y de ser cariñosos y atentos, pasaban a ser totalmente lo contrario, fríos e indiferentes que, o hacían cosas para fastidiarla y ella terminara la relación aún a su pesar, o simplemente la abandonaban sin mediar palabra.

Sus relaciones terminaban con gran dolor y desconcierto, ¿Porqué? esta es la cuestion que quiero lograr aclarar con el ejemplo de Teresa, porque es un caso que, aún con sus grandes variaciones, hay una serie de patrones muy generales.

Me fuí a analizar el pasado de Teresa, su relación con sus padres y la relación matrimonial de ellos. Lo descubierto fué sorprendente, aquí algunas similitudes:

1.- La mamá de Teresa se enamoro de su esposo, un hombre sumamente cariñoso que la alhagaba constantemente.
2.- Después de casados, el padre se volvió frío e indiferente, la madre se sumió en la desesperación y depresión.
3.- La madre hizo de su relación su vida, olvídandose de ella misma.
4.- El padre se cansó de los reclamos y celos de su esposa.
5.- La madre depende emocionalmente de su esposo, lo necesita para sentirse amada y contenta, de lo contrario, sufre y se siente sumamente sola.

Teresa se sorpendió al ver que esto mismo se estaba repitiendo en sus relaciones, se identificaba con su madre y buscaba inconscientemente hombres muy parecidos a su padre, al cual busca en sus parejas. Yo le pregunté en una sesión ¿Te enamoras de el hombre, o te enamoras de lo que hace para conquistarte? Ella guardó silencio largamente, nunca lo había pensado antes y se dió cuenta que en realidad apenas y los vé a ellos, se fija en que sean diestros para cortejarla, se siente muy alhagada cuando la estan conquistando, cuando la persiguen y la llenan de regalitos, y cualquier cosa que puedan idear para hacerle sentir que ella les interesa.

Me regreso a la historia de Teresa. Su madre, tristemente vivió, como dije anteriormente, deprimida, buscando conquistar al esposo, tratando de recuperar su "amor", celándolo. Por lo tanto, no estaba muy presente en la vida de sus hijos, fué una madre distante emocionalmente, estaba pero no estaba, su ausencia afectó a sus hijos y ellos desarrollaron una Herida Primaria de Abandono, estas heridas primarias son sumamente dolorosas y el herido busca sanarla el resto de su vida, buscando ese amor que no tuvo, en otros, especialmente la pareja. Sin embargo, Teresa tenía más heridas, ella fué la hija consentida del papá, él con ella era todo lo contrario que con su mujer, era cálido, cariñoso, platicador y tenían una relación muy unida (Complejo de Elektra). Por supuesto que la madre se enojaba y se ponía celosa, así que cuando Teresa era niña, la madre acostumbraba golpearla con cualquier pretexto. otra herida primaria de maltrato y otra más de rechazo. Por lo cual ella tenía una gran necesidad de sentirse amada; Se enamoraba del aparente amor que sus parejas le daban y cuando la abandonaban y la rechazaban despertaban esas antiguas heridas, las cuales eran sumamente dolorosas.

Al terminar sus noviazgos, ella sufría demasiado, se deprimía profundamente, sentía que la vida ya no importaba, que ella no merecía ser feliz ni ser amada. Difícil situación y paradójicamente se repetían una y otra vez. Ninguno de los hombres que ella conocía iban a llenar ese vacío ni a satisfacer esa imperiosa necesidad de amor, por ello, terminaban por abandonarla. Su necesidad la hacía actuar de tal manera que ella misma, sin querer, provocaba que ellos se fueran de su vida, igual que la madre con su padre, ella los celaba, les exigía atención frecuente, les reclamaba cuando no recibía lo que necesitaba y de esta manera caía en un circulo vicioso lleno de dolor y desesperación.

Todos tenemos nuestra historia de vida, una historia de vida que en mucho determina nuestros actos y la elección de pareja de manera inconsciente, es por ello que no nos damos cuenta de los patrones que vamos repitiendo una y otra vez. Si no se recuerda la historia, tiende a repetirse. Lo inconsciente se debe hacer consciente para que no nos controle y tengamos una mayor libertad y una mejor salud psicológica, por supuesto, relaciones más plenas y satisfactorias.


Psic. Elena Bouchot Gamas

Consultorio: 52-33-78-72
Celular: 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web:
www.consultagestalt.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Consultorios en: Col. del Valle y Col. Lindavista
México, D.F.



1 comentario:

  1. Es muy interesan su artículo, me identifique un poco con Teresa, sin embargo, hoy entiendo mi forma de ser y hago lo posible por no seguir esos patrones, se puede.

    ResponderEliminar

Por Favor Tus comentarios aqui .

Crear una gran familia

  Trabajando en terapia con una pareja que no ha logrado avanzar a pesar de que han asistido con constancia y tienen muc...