Con el amor no basta
Mireya Benaim-Deman
*

 

Este es el título en español del brillante libro ("Love is Never Enough") escrito en 1988 por el fundador de la Psicología Cognitiva, Aaron T. Beck, a quien le fuera adjudicado por la Asociación Norteamericana de Psicología (APA), el Premio Científico por sus singulares contribuciones teóricas y empíricas a la Psicología conducentes a la comprensión y alivio de problemas importantes para el ser humano. Dicho premio otorgado en años anteriores a personalidades tales como Fred S. Keller; Nathan H. Azrin; Gerald R. Patterson; Anne Anastassi; y, Robert M Gagné, es particularmente significativo ya que Aaron T. Beck, reconociendo la importancia de los factores cognitivos como interpersonales para la adaptación, decidió salir del ambiente académico "hacia el público" al escribir el mencionado libro y divulgar su mensaje a través de entrevistas por la radio, televisión y periódico. "Con el Amor no Basta" se convirtió en un Best-Seller ("éxito de ventas") por muchos meses en los Estados Unidos de Norteamérica y se encuentra en casi todas las librerías de las importantes ciudades.

Esto no extraña de un profesional cuyo temprano enfoque cognitivo con visos neo-freudianos (Horney, Sullivan y Adler); con aspectos coincidentes con la terapia racional-emotiva de Ellis; influencia de los filósofos estructuralistas como Kant; fenomenólogos como Erwin Strauss; y, cognitivistas (Kelly, Arnold, Lazarus y Mischel); se ha visto enriquecido y ha evolucionado con las contribuciones de la Psicología Cognitiva; Psicología Social; Biología Evolutiva; el uso de las "Imágenes" y "Guiones de Hipnosis" procedentes de la Teoría Gestalt y de la Terapia de Milton Erikson, respectivamente. Tampoco Beck se ha amilanado en tomar prestado el formato de la entrevista y técnicas terapéuticas de la terapia conductual, y en utilizar estrategias enactivas y emotivas provenientes del psicodrama de Moreno y de la Terapia Gestáltica.

Ahora bien, ¿qué es lo que intenta decirnos Aaron T. Beck cuando señala que "Con el Amor no basta"?.
Beck afirma que las parejas que confrontan dificultades muestran las mismas "distorsiones cognitivas", es decir, del pensamiento, que presentan los individuos deprimidos o ansiosos. Definitivamente, estas parejas parecen quejarse "fijadas" a aquellos aspectos que no funcionan adecuadamente dentro de la relación, obviando o negando los aspectos que marchan bien. Los divorcios continúan aumentando aceleradamente. En los Estados Unidos se estima que entre un 40 y 55% de los matrimonios actuales terminarán en divorcio; y, en Venezuela, las cifras no son más halagadoras.

Desgraciadamente, las Instituciones no nos preparan para vivir en pareja ni nos proporcionan las herramientas necesarias para resolver los problemas y conflictos que gradualmente se acumulan en el matrimonio. Cuando los integrantes de una pareja se dan cuenta de que algo "anda mal", muchas veces la situación se encuentra en un punto que no tiene retorno; en la minoría de los casos, las "afortunadas parejas" que se hallan abiertas a una intervención psicológica y que económicamente están en la posibilidad de costearse ayuda, recurren a terapia en un intento por remediar situaciones que se han podido prevenir.

Tal como certeramente señala Beck, si bien el amor es un impulso poderoso para que las parejas se ayuden y se proporcionen mutuo apoyo, este sentimiento per se, no origina la esencia de la relación (es decir, las cualidades personales y habilidades que son determinantes para mantener una relación y hacerla madurar). De acuerdo a este autor (1988, pp 5/6), entre las cualidades personales que son cruciales para que una relación prospere, se pueden mencionar el compromiso, la sensibilidad, generosidad, consideración, lealtad, la responsabilidad, y, la honradez.

Es necesario que los miembros de una pareja cooperen, se comprometan entre sí y perseveren en las decisiones tomadas conjuntamente. Son determinantes las cualidades de flexibilidad, aceptación, tolerancia y magniminidad, ante las imperfecciones, errores y peculiaridades del otro.

El matrimonio, o aún el convivir juntos, difiere de otras relaciones que mantenemos en la vida. Cuando los miembros de una pareja que convive están comprometidos a formar una relación que perdure, desarrollan ciertas expectativas respecto al otro. La intensidad de la relación despierta fuertes anhelos, largamente latentes, de recibir amor incondicional, lealtad y apoyo. Todo lo que haga el cónyuge está de significados que derivan de esos deseos y expectativas.

Debido a la fuerza de estos sentimientos y expectativas, la profunda dependencia, y los significados simbólicos, y cruciales, frecuentemente arbitrarios que asignan a las acciones mutuas, los cónyuges se encuentran más propensos a malinterpretarlas. Cuando ocurren los conflictos, a menudo por una mala comunicación, los cónyuges suelen estar más dispuestos a culparse mutuamente que a pensar en el conflicto como un problema que puede solucionarse.

Probablemente el lector está a punto de abandonar la lectura de este ensayo, mientras masculla entre dientes... ¡qué bonita suena esa prescripción en papel... pero a la hora de la verdad... es una utopía!... En el mejor de los casos, el Doctor Beck es un gran soñador y no está en contacto con la realidad. Un momentico... debo indicarle a nuestro lector... ¡démosle una oportunidad para que nos indique cómo todo esto puede lograrse...!

Lo extraordinario del Dr. Beck es que no se queda en el diagnóstico y elaboración del problema; no sólo identifica los problemas de comunicación; los trucos que nos juega la mente, el poder demoledor del pensamiento negativo y de las reglas y expectativas tácitas que los seres humanos llevamos a una relación. Aaron T. Beck también nos enseña el poder del pensamiento positivo, nos dice con propiedad cómo sí es posible mejorar las relaciones de pareja. Entre los "how to", es decir, los procedimientos señala y trata en profundidad el cómo reforzar los cimientos de una relación; cómo entonar la relación; el arte de conservar y trabajar conjuntamente; cómo expresar la rabia en forma constructiva y cómo reducir significativamente la hostilidad. Finalmente, Beck considera ciertas dificultades específicas que inciden negativamente sobre el bienestar de una pareja, tales como la disminución del deseo sexual, la infidelidad, problemas típicos de las parejas en las que ambos trabajan y las dificultades inherentes a las segundas nupcias.

La obra de Beck está escrita en un estilo muy atrayente para el lector, ilustrada de principio a fin con casos extraídos de su propio trabajo clínico. Tanto en mi trabajo supervisado con pacientes como parte del Doctorado en Psicología Clínico/Médica que realizo en el exterior y, en mi visita y curso realizados en el Centro de Terapia Cognitiva de la Universidad de Pennsylvania, dirigido por el Dr. Beck, he podido constatar los cambios notables y sostenidos en la mejoría de las relaciones entre las parejas utilizando los principios y técnicas descritos por Beck en su libro. El trabajo no consiste en la simple lectura del mismo, sino en discusiones, tareas realizadas en casa, registros de pensamientos, sentimientos y comportamientos realizados por miembros de la pareja a solicitud del terapeuta para maximizar los beneficios del programa y seguimiento una vez conseguidos los resultados.

Obviamente, el potencial benéfico al aprender estas destrezas no se remiten solamente a la relación con el cónyuge sino que, el siguiente paso es transferirla a las relaciones con los otros significativos a nivel personal, laboral y/o educativo. Estoy segura de que este material podría constituirse en un curso de alta demanda y provecho para los estudiantes no solamente del Postgrado de Psicología sino de cualquier carrera que ofrece la Universidad Simón Bolívar, ya sea a través de los Programas de Estudios Generales y Estudios Profesionales, así como también para los estudiantes de otros Postgrados a través de la obtención de créditos adicionales.

La representación idealizada del matrimonio que ofrecen los medios de comunicación, no prepara a las parejas para enfrentar las desilusiones, frustraciones y fricciones que surgen a medida que los malentendidos y conflictos se combinan para desencadenar la rabia y el resentimiento. En consecuencia, la persona que había parecido amorosa, aliada y compañera es vista ahora como un enemigo antagonista.

Sin embargo, en Febrero de 1993, la revista Time con el motivo del "Día de los Enamorados" realizó una edición especial dedicada al Amor. Los artículos contenidos en dicha edición fueron particularmente interesantes y educativos ya que consideraron las diferentes conceptualizaciones del amor a lo largo de la historia; las diferencias entre la pasión y el amor; la neuroquímica del amor; cómo la mente influye sobre el cuerpo y viceversa en los asuntos del amor y de la pasión, entre otros aspectos.

En este sentido, Hanna Bloch y Sally Donnel y basadas en el libro de Helen Fischer, titulado La Anatomía del Amor (Time, pp. 40/1), señala que son cuatro las etapas por las cuales atraviesa una persona cuando se enamora:

Etapa 1 - (Huella o "Imprinting"), caracterizada por las contribuciones de la evolución, genética, experiencias psicológicas y "olores" en el desencadenamiento de las reacciones románticas que típicamente experimenta una persona enamorada por otra;
Etapa 2 - (Atracción), durante la cual el cerebro es inundado por neurotransmisores afines a las anfetaminas, especialmente por feniletilamina y posiblemente por dopamina y norepinefrina, produciendo sentimientos de euforia y exaltación;
Etapa 3 - (Química de las caricias), etapa en la que la glándula pituitaria secreta la hormona oxitocina, de efectos versátiles, entre ellos el incremento de las sensaciones durante las relaciones sexuales y la producción de sentimientos de relajación y afecto; y,
Etapa 4 - (Unión), durante la cual se produce un aumento de la producción y flujo de endorfinas (químicamente afines a la morfina) en el cerebro, produciendo sentimientos de seguridad, paz y tranquilidad en los amantes.

Block y Donnely (o.c., p. 41) nos dicen: "Muy bien, este es el punto de vista científico sobre el Amor. ¿Satisfechos?. Probablemente no. Para la mayoría de la gente -con o sin Ph.Ds.- el Amor siempre será más que la suma de sus partes. Es una combinación de cuerpo y alma, de realidad e imaginación, de poesía y feniletilamina".

Si bien distamos mucho aún de entender un fenómeno tan complejo como es el Amor, bien vale la pena dedicarle tiempo y esfuerzos para comprender algunas de sus acepciones y mecanismos. Una relación sólida cimentada en el Amor, es ciertamente una de las aventuras más enriquecedoras que los seres humanos podemos emprender y experimentar. Si a ello añadimos los productos derivados de dicha relación, tales como, la intimidad, compañerismo, aceptación, apoyo, estímulo y creatividad, impulsores de las diversas empresas que cotidianamente emprendemos, bien vale la pena intentar convertirnos en ¡maestros del Amor!.

Referencias:
Beck, Aaron T. (1988). Love is Never Enough. Harper & Row Publishers., New York.
Bloch Hannah and Donnely, Sally B. What is love. In Time., February 15, 1993.

 

*Profesora Agregado. Ph. D. en Psicología Clínico-Médica. Actualmente es la Jefe del Departamento de Ciencia y Tecnología del Comportamiento.


Universalia nº 15 Abril-Diciembre 2001




Psic. Elena Bouchot Gamas
Consultorio: 52-33-78-72
Celular: 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web:
www.consultagestalt.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Consultorios en: Col. del Valle y Col. Lindavista
México, D.F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por Favor Tus comentarios aqui .

Crear una gran familia

  Trabajando en terapia con una pareja que no ha logrado avanzar a pesar de que han asistido con constancia y tienen muc...