Ir al contenido principal

El Arbol Generoso

Leyendo el Libro "Del Sexo a la Superconciencia" de Osho, me encontré un cuento "El Arbol Generoso" de Shel Silverstein, en lo particular me gustó mucho, sobre todo, me hizo meditar acerca del amor. Por ello, quiero compartirlo con ustedes esperando que lo disfruten tanto como yo lo hice, ahí va textual como viene en el libro....

   "Erase una vez un árbol venerable y majestuoso, con ramas que se alzaban hacial el cielo. Cuando florecía, llegaban mariposas de todos los colores, formas y tamaños, y revoloteaban a su alrededor. Cuando daba fruto, llegaban hasta él aves de tierras lejanas. Las ramas eran como brazos extendidos a los vientos y era maravilloso.
   Había un niño que iba a jugar debajo del árbol todos los días, y el gran árbol se enamoró del niño. Los ancianos, los grandes, también pueden enamorarse de los pequeños, de los jóvenes, si los grandes no se obsesionan con la idea de su grandeza. El árbol no tenía esa idea de ser grande -sólo los seres humanos la tienen- y se enamoró del niño. El "ego" siempre intenta enamorarse de lo que es más grande que él; pero para el amor nadie es grande ni pequeño. El amor acoge ensus brazos a quienquiera que esté cerca.
   El árbol empezó a amar al niño que iba a jugar debajo de él. Tenía las ramas altas, pero las doblaba y las bajaba para que el niño pudiera coger los frutos. El amor siempre está dispuesto a inclinarse. Si te aproximas al "ego", se estirará hacia arriba aún más, se tensará de tal modo que no puedas alcanzarlo. Se considera pequeño a quien es alcanzable. Al inalcanzable, al que ocupa el trono del poder, se le considera grande.
   El niño se acercaba a jugar y el árbol doblaba sus ramas. Cuando el niño cogía unos frutos, el árbol se sentía inmensamente felíz y todo su ser se llenaba del júbilo del amor. El amor es feliz cuando puede dar algo; el "ego" es feliz cuando puede tomar algo.
   El niño creció. A veces dormía en el regazo del árbol, comía de sus frutos, y otras veces se ponía una guirnalda hecha con las flores del árbol y actuaba como un rey de la junga. Una persona es como u rey cuando existen las flores del amor, pero se empobrece y entristece cuando lo que está presente son las espinas del "ego". El ver al chico con una guirnalda de flores, bailando, inundaba de alegría al árbol. Asentía, colmado de amor, y cantaba en medio de la brisa. El chico siguió creciendo. Empezó a encaramarse al árbol para columpiarse en sus ramas. El árbol se sentía muy feliz cuando el chico se sentaba en sus ramas. El amor es feliz cuando proporciona comodidad y consuelo a alguien; el "ego" solo es feliz cuando arrebata la comodidad y el consuelo de alguien.
   Con el paso del tiempo, al chico le sobrevino la carga de otros deberes. Surgieron las ambiciones, tenía que presentarse a exámenes, tenía que hacer amigos, y dejó de ir todos los días junto al árbol. Pero el árbol le esperaba ansiosamente. Le llamaba desde las profundidades de su alma: "Ven. Ven. Estoy esperándote". El amor siempre espera la llegada del amado. El amor solo tiene una tristeza: no poder compartir. El amor es triste cuando no puede dar. El amor es feliz cuando puede compartir. Y su felicidad llega al culmen cuando puede darlo todo.
   El chico siguió haciéndose mayor y cada vez iba con menos frecuencia junto al árbol. Cualquiera que se hace más grande en el mundo de las ambiciones encuentra cada día menos tiempo para el amor. El chico se había hecho ambicioso y estaba atrapado en asuntos mundanos: "¿Un árbol? ¿Qué árbol? ¿Por qué tendría que ir a verlo?".
   Un día que pasaba por allí, el árbol le gritó:
- ¡Escúcha! -Su voz resonó en el aire- . ¡Escúchame! Estoy esperándote, pero no vienes. Te espero todos los días.
   El chico replicó:
-¿Qué tienes tú para que acuda a ti? Lo que yo busco es dinero. -El "ego" siempre busca algo-. ¿Qué tienes que ofrecerme para que acuda a ti? Iría si tuvieras algo que ofrecerme. en otro caso, no peo para qé debería hacerlo.
   El "ego" siempre tiene un motivo, un objetivo. El amor no tiene motivos ni objetivos. El amor es su propia recompensa.
   Sobresaltado, el árbol dijo:
-¿Solo vendrías a mí si te diera algo? ünicamente puedo darte todo lo que tengo. -lo que no da no es amor- El "ego" no da, mientras que el amor da, sin condiciones-. En nosotros brotan flores. En nosotros crecen muchos frutos. Damos sombra protectora. Danzamos con la brisa y cantamos canciones. Las aves inocentes saltan en nuestras ramas y gorjean porque no tenemos dinero. El día en que empecemos a tener algo que ver con el dinero nos sentiremos desgraciados como vosotros, los seres humanos, que vais a los tempos a oír sermones sobre cómo obtener la paz, cómo encontrar amor. No, nosotros no tenemos dinero.
-Entonces ¿Porqué tendría que ir contigo? Tengo que ir adonde haya diner. Necesito dinero -dijo el chico.
   El "ego" pide dinero porque el dinero es poder, y el "ego" necesita poder.
   El árbol meditó. Comrendió algo y dijo:
-Haz una cosa. coge todos mis trutos y véndelos. Así tendrás dinero.
   El chico se animó inmediatamente. Se encaramó al árbol y cogió todos los frutos; incluso arrancó los que estaban verdes. Las ramas se rompieron y las hojas se cayeron con los bruscos movimientos. El árbol se sentía muy feliz, desbordante de alegría. Incluso al romperse es feliz el amor. pero el ego no es feliz ni siquiera al recibir bienes; el ego es siempre desgraciado.
   El chico ni siquiera se volvió para darle las gracias al árbol, pero al árbol no le importó. Ya se lo había agradecido cuando el chico aceptó su ofrenda de amor.
   El chico tardó mucho tiempo en volver. Tenía dinero y se dedicaba a hacer más dinero. Se había olvidado del árbol. Pasaron los años El árbol estaba triste. Anhelaba el regreso del chico, como una madre. Así era el grito del árbol. Todo su ser se moría de pena.
   Al cabo de muchos años, el chico, ya adulto, fue a ver al árbol. El árbol dijo:
-Ven. Ven a abrazarme.
El chico, ya hombre, dijo:
-Déjate de tonterías. Eso eran cosas de niños.
Al ego, el amor le parece una tontería, una fantasía infantil
-Ven a columpiarte en mis ramas. Ven a bailar conmigo -insistió el árbol.
-¡No me des la murga! Quiero construir una casa. ¿Puedes darme una casa? replicó el hombre.
-¡Una casa! Yo vivo sin casa -exclamó el árbol.
   Solo los seres humanos viven en casas. Nadie más en este mundo vive en casas. ¿Y veis en qué situación se encuentra ese ser humano que posee casas? Cuanto más grandes las casas, más pequeños los seres humanos.
-Nosotros no vivimos en casas; pero puedes hacer una cosa. Corta mis ramas y llévatelas. Así, a lo mejor puedes construir una casa.
   Sin pérdida de tiempo, el hombre llevó una hacha y cortó todas las ramas del árbol. El árbol no era más que un tronco desnudo, pero se sentía muy feliz. El amor es feliz incluso si el amado arranca sus miembros. El amor es generoso; el amor siempre está dispuesto a compartir.
   El hombre no se molestó ni en volverse para mirar al árbol. Construyó su casa. Y pasaron los días, y los años.
   El tronco esperaba sin cesar. Quería llamar al hombre, pero no tenia ni ramas ni hojas que le dieran voz. Los vientos soplaban, pero el árbol no podía gritar. Y, sin embargo, su alma resonaba con un solo grito: "¡Ven! ¡Ven amado mío!".
   Pasó mucho tiempo, y el hombre se hizo viejo. Un día pasó junto al árbol y se detuvo. El árbol le preguntó:
-¿Qué más puedo hacer por ti? Hacía mucho tiempo que no venías.
   El anciano dijo:
-¿Que puedes hacer por mi? Quiero ir a tierras lejanas a ganar más dinero. Necesito una barca, para viajar.
   El árbol replicó, contento:
-Corta mi tronco y haz una barca con él. Me alegraría mucho ser tu barca y ayudarte a ir a tierras distantes para que ganes dinero. Pero recuerda que debes cuidarte y volver pronto. Yo estaré esperándote.
   El hombre llevó una sierra, taló el tronco, construyó una barca y se marchó.
   El árbol había quedado reducido a un pequeño tocón. Esperaba el regreso de su amado. Esperaba, esperaba, esperaba. pero ya no le quedaba nada que ofrecer. Quizá el hombre no regresara jamás; el ego solo va a donde hay algo que ganar. El ego no va a donde no hay nada que ganar.
   Una noche que estaba yo descansando junto a ese tocón, me susurró:
-Ese amigo mío no ha vuelto todavía. Estoy muy preocupado, por si se ha ahogado o se ha perdido. Puede haberse perdido en uno de esos países lejanos. Incluso puede que no esté vivo. ¡Cuánto deseo recibir noticias suyas! Se acerca el final de mi vida, y me conformaría con tener noticias suyas. Así moriría feliz. Pero no vendría aunque pudiera llamarle. Ya no me queda nada para dar, y él solamente comprende el lenguaje del recibir.
   El ego solo comprende el lenguaje del recibir, el amor es el lenguaje del compartir.

FIN





 



Psic. Elena Bouchot Gamas
Consultorio: 52-33-78-72
Celular: 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web:
www.consultagestalt.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Consultorios en: Col. del Valle y Col. Lindavista
México, D.F.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Crisis de la Edad Adulta

Una gran maestra que tuve en la universidad me compartió este artículo, por demás interesante y con su permiso lo posteo en este blog para enriquecerlo y hacerlo más interesante y versátil. Sé que te va a interesar mucho, es un tema tan actual y a la vez tan antiguo, y entendamos de qué se trata esta crisis.



Los Sentimientos y su importancia

LOS SENTIMIENTOSTodos nosotros nacemos con un paquete de sentimientos, ellos son naturales y positivos por más desagradables que puedan parecer a veces. Estamos en una civilización bastante desensibilizada, evitamos sentir lo más posible porque nos han dicho que eso es malo, pero evitar sentir es muy dañino, sobre todo, evitamos sentir lo desagradable, nos han enseñado también que debemos vivir placenteramente, de una manera hedonista y superficial. La realidad es que el sufrimiento y el dolor existen y yo no conozco a nadie que no haya sufrido alguna vez, es parte inevitable de la vida.Los sentimientos tienen la facultad de avisarnos que algo está pasando, es una alarma que nos señala algo que tenemos que analizar y cambiar en nosotros. Por ejemplo:a)La Tristeza nos avisa que necesitamos tomar un tiempo para estar con nosotros a solas.b)El Enojo nos permite poner límites y defendernos.c)La Alegría nos contacta con la vida.d)El Afecto nos contacta con otras personas.e)El Miedo nos per…