Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

INTERESANTE EXPERIMENTO

La teoría de las ventanas rotas.

En 1969, en la Universidad de Stanford, (USA), el Prof. Phillip Zimbardo realizó un experimento de psicología social. Dejó dos autos abandonados en la calle, dos autos idénticos, la misma marca, modelo y color.

Uno lo dejó en el Bronx, por entonces una zona pobre y conflictiva de Nueva York, y el otro en Palo Alto, una zona rica y tranquila de California. Dos autos idénticos, abandonados, dos barrios con poblaciones muy diferentes, y un equipo de especialistas en psicología social estudiando las conductas de la gente en cada lugar.

El auto del Bronx comenzó a ser vandalizado en pocas horas, ya sea robándose lo utilizable o destruyendo el resto. El de Palo Alto se mantuvo intacto.

Es común atribuir a la pobreza las causas del delito, postura en la que coinciden las posiciones ideológicas más conservadoras (de derecha y de izquierda).

Pero el experimento no finalizó allí. A la semana, cuando el auto del Bronx estaba deshecho y el de Palo Alto impecable, los i…
¡Fíjate en mí y no en tu smartphone! Anahí AradasBBC Mundo Tecnología  Viernes, 25 de enero de 2013 FacebookTwitterCompartirEnvíe esta página por e-mailImprima esta nota Cuanto más jóvenes más proclives somos de abusar en el uso de smartphones, dicen expertos. Una de las consecuencias más notorias de la aparición de los smartphones y demás dispositivos móviles es el impacto que han tenido en nuestra vida social, y no hablo de la gran conectividad que estos aparatos omnipresentes nos otorgan.¿Hay algo peor que ese ojo que se desliza impunemente hacia la mano que sujeta el teléfono mientras mantenemos una conversación?Contenido relacionadoEtiqueta y protocolo para una boda realChina quiere que los escolares aprendan buenos modales Absorbidos por un mundo virtual, en detrimento del real, nos estamos convirtiendo en una sociedad de nomofóbicos amparados en la ausencia de toda norma de conducta, en zombies que deambulan sin escucharse ni mirarse a los ojos gran parte del tiempo que se supone com…