Ir al contenido principal

Otro factor más del sobre peso

 
 


El sobre peso es un fenómeno sumamente complejo, aparentemente se trata solamente de personas que ingieren cantidades de comida mayores de lo que queman en sus actividades físicas y mentales. Puede parecer algo sencillo de razonar, sin embargo, cuando se trata de sentir ¿podríamos poner en los zapatos de las personas que padecen este problema? ¡podemos entender, realmente, la impotencia de no poder parar de comer aun sabiendo que  su salud y bienestar esta siendo severamente dañado? ¿sabemos de la vergüenza que ellos sienten al salir a la calle y ser víctimas de burlas crueles y comentarios sarcásticos?

Frecuentemente he visto, entre mis pacientes pasados de peso, ya sean hombres y mujeres, que hay un factor en común entre todos ellos, este factor se trata de un estrecho vinculo afectivo con intensos matices de co-dependencia hacia con la madre. Cuando los observo mover sus cuerpos, escucho sus voces y veo los gestos de sus rostros, me encuentro frente a un bebé adulto, o un niño adulto, bueno, sus ademanes, movimientos y voces me parecen hasta cierto punto infantiles, sus cuerpos me parecen a los de un rollizo bebé. Estos adultos no han superado la dependencia emocional con la madre y ella, al mismo tiempo no ha superado que su hija o hijo ya es un adulto que debe ser independiente en todos los sentidos de la vida. 

Tengo la fuerte sensación de que si yo pudiera conocer a estas madres, vería muy probablemente como trata a sus hijos como si fueran pequeños niños, tal vez vería que les ofrece alimentos con frecuencia, sin darse cuenta que sus hijos ya no necesitan crecer pues ya llegaron a su límite de crecimiento. El alimentar a sus hijos, es una expresión de amor para estas madres, una forma de protegerlos, de nutrirlos y de sentir una cercanía afectiva con ellos.

Para todo hay tiempo, cada etapa del desarrollo humano. Estos adultos y sus madres requieren darse cuenta de su realidad actual, hay muchas maneras de demostrar afecto, actualizar la experiencia de que ya no son bebés o niños pequeños, sino adultos y desarrollar las habilidades de autodependencia emocional.

Por cierto, todo un trabajo introspectivo, un proceso profundo con beneficios maravillosos tanto para estas madres como para sus hijos adultos.



Psic. y Psicoterapeuta Gestalt Elena Bouchot Gamas
Consultorio Norte: 52-33-78-72
Celular: 044 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web: 
www.gestaltconsulta.org  Nuevo*
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Facebook: Consulta Gestalt.facebook
México, D.F.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Crisis de la Edad Adulta

Una gran maestra que tuve en la universidad me compartió este artículo, por demás interesante y con su permiso lo posteo en este blog para enriquecerlo y hacerlo más interesante y versátil. Sé que te va a interesar mucho, es un tema tan actual y a la vez tan antiguo, y entendamos de qué se trata esta crisis.



Los Sentimientos y su importancia

LOS SENTIMIENTOSTodos nosotros nacemos con un paquete de sentimientos, ellos son naturales y positivos por más desagradables que puedan parecer a veces. Estamos en una civilización bastante desensibilizada, evitamos sentir lo más posible porque nos han dicho que eso es malo, pero evitar sentir es muy dañino, sobre todo, evitamos sentir lo desagradable, nos han enseñado también que debemos vivir placenteramente, de una manera hedonista y superficial. La realidad es que el sufrimiento y el dolor existen y yo no conozco a nadie que no haya sufrido alguna vez, es parte inevitable de la vida.Los sentimientos tienen la facultad de avisarnos que algo está pasando, es una alarma que nos señala algo que tenemos que analizar y cambiar en nosotros. Por ejemplo:a)La Tristeza nos avisa que necesitamos tomar un tiempo para estar con nosotros a solas.b)El Enojo nos permite poner límites y defendernos.c)La Alegría nos contacta con la vida.d)El Afecto nos contacta con otras personas.e)El Miedo nos per…