Las madres podemos ser felices, por una maternidad agradable y compartida.



Sí hay mucho sufrimiento en la maternidad, mucha obligación, demasiadas obligaciones, considero que hemos aprendido culturalmente que se debe sufrir, abnegarse, sacrificarse dando demasiado a los demás, en especial a los hijos. Así no puede haber alegría ni felicidad, quizá desvelos, penas y angustias. La maternidad no debería ser sinónimo de sufrir, claro, habrán momentos difíciles, enfermedades o crisis económicas, pero no sacrificar nuestras vidas por satisfacer las necesidades de los demás.


Los padres varones pueden participar plenamente en la crianza y educación de los hijos y compartir juntos tan grande labor, el padre varón hace un gran papel cuando lo ha tenido que hacer, hay muchos ejemplos que confirman su gran capacidad de "paternar" a sus propios hijos, no es labor exclusiva de las mujeres, pueden ambos disfrutar de esta maravillosa experiencia, juntos y unidos como un equipo solidario. Actualmente muchas mujeres, cada vez son más, las que trabajan fuera de casa, qué mejor que el padre apoye en el cuidado de los hijos, ellos lo harán muy bien estoy segura y las mujeres podrán compartir y delegar parte de su tarea y obligaciones.

Que las madres también tengan tiempo para ellas, que sus vidas no giren en torno a sus hijos, maridos y hogares, una madre feliz y plena es un ser humano más realizado que compartirá su felicidad y plenitud con los demás.


Saludos cordiales queridas madres!!



Psic. y Psicoterapeuta Gestalt Elena Bouchot Gamas
Consultorio Norte: 52-33-78-72
Celular: 044 55-2951-5860
E-mail: elena_bouchot@hotmail.com
Página Web: 
www.gestaltconsulta.com
Blog: http://www.gestaltconsulta.info/
Facebook: Elena Bouchot Gestalt.facebook
México, D.F.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por Favor Tus comentarios aqui .

El "DEBER" no motiva

    Desde la más tierna infancia nos acostumbramos a tener o a traer algún adulto autoridad atrás de nosotros diciéndonos qué hacer,...