El "DEBER" no motiva

 

 

Desde la más tierna infancia nos acostumbramos a tener o a traer algún adulto autoridad atrás de nosotros diciéndonos qué hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo y si se hizo bien, aprendemos desde le juicio "bueno" o "malo", venimos siendo empujados, acarreados por otras personas; al inicio son nuestros padres esos seres que desde su amor y preocupación nos guían, y más que guiarnos, nos empujan a ser quienes no somos y ellos no lo saben, creen estar haciendo lo "correcto", lo que a ellos también les "enseñaron" y se repiten los patrones de conducta y si, somos seres de patrones, repetidores de conductas. Y después de ellos vendrán otros familiares adultos, maestros, vecinos y más tarde, en la vida adulta los Jefes, es como si siempre o casi siempre tuviera que haber una autoridad detrás de nosotros; entonces, ¿Cómo voy a aprender a ser yo mi propio guía, mi propia motivación?

 

Frecuentemente veo en terapia adultos desmotivados, apáticos y hasta cierto punto sin rumbo, ¿ahora entiendes porqué? Porque no hemos podido aprender a ser mi propia motivación, a ser yo misma o yo mismo, y esa, es una gran oportunidad de crecimiento y auto-descubrimiento; Tal vez no sea la famosa "Depresión", tal vez sea la oportunidad de aprender a dirigirme, motivarme y orientarme por mi mismo. Excelente oportunidad de hacerlo, porque nunca es tarde y siempre es oportuno.

 

 

Mttra. Elena Bouchot Gamas
Psicoterapeuta Gestalt
Facebook Elena Bouchot Gestalt
Pág. Web. Gestaltconsulta.com
Tels. 52337872 y 0445529515860

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por Favor Tus comentarios aqui .

Miradas humanas, un lenguaje sutil e impactante

    ¿Qué miradas vemos? ¿Qué me dicen? ¿Me miran bonito?   Mis padres a veces me dicen todo con una mirada, me aprueban o no...